Garrapatas

Las garrapatas comprenden cuatro estadios de maduración durante su ciclo biológico: huevo, larva, ninfa y adulto. Según su especie, este ciclo puede desarrollarse completamente sobre un mismo hospedador o puede tener dos o tres hospedadores diferentes. 

Los huevos son depositados por las garrapatas hembras en el pasto, donde maduran en un periodo de 1 a 2 meses.  Al salir de su huevo la larva rápidamente se ubica en lo alto de los pastos o arbustos pequeños, para poder trepar en su huésped, en este caso el perro, que al pasear en un lugar con vegetación es abordado por la larva de la garrapata, la cual vive sobre el perro alimentándose de su sangre por unos pocos días, después vuelve al suelo para continuar su metamorfosis.  Tras la metamorfosis, se les encuentra con cuatro patas y listas para volver a trepar en su huésped, para continuar con un ciclo de alimentación similar al de la larva, pero ahora como ninfa.

Y en la  etapa adulta ya puede distinguirse entre macho y hembra, el macho mide entre 3 a 4 milímetros, y se ocupa de aparearse más que de alimentarse. En cambio la garrapata hembra adulta en sólo 5 a 7 días, puede crecer hasta 4 veces de tamaño y aumentar unas 100 veces su peso