HORMIGAS

Las hormigas juegan un rol fundamental en el ecosistema: polinizan, airean el suelo, modifican el ciclo de nutrientes y transportan semillas y hongos. Son controladores de plagas naturales, pero a la vez potencian el desarrollo de otros insectos como pulgones, conchuelas, mosquita blanca, chanchitos ya que utilizan la mielecilla que ellos producen a cambio de protegerlos de otros invasores. En general buscan alimentos con proteínas, azucares o grasas, siendo el 99% de su alimento de forma líquida. La forma de alimentarse de las hormigas forrajeras es a través de un proceso llamado trofolaxis en el que el alimento pasa de boca en boca hasta llevarlo a toda la colonia (este proceso es muy efectivo para tratamientos con cebo).

 

CICLO DE VIDA Y REPRODUCTIVO

 

Las colonias de hormigas se componen de 4 castas: 

  1. Reina: Hace la postura de huevos y descendencia, poseen alas. 
  2. Machos: Provienen de huevos no fecundados y fecundan a futuras reinas, son alados. 
  3. Obreras: Hembras sin alas que provienen de huevos fecundados, son estériles y se encargan de recolectar alimento. 
  4. Soldados: Exclusivamente protegen el hormiguero. Las hormigas pasan por 4 estados de desarrollo (huevo, larva, pupa y adulto) porque al controlarlas hay que atacar las distintas fases de crecimiento. 

 

Demoran entre 6 a 8 semanas en alcanzar el estado adulto según las condiciones ambientales, de alimento, humedad, etc. En primavera, a principios de noviembre aumenta notablemente el número de hormigas aladas (reinas y machos), que se confunden muy fácilmente con termitas.